Archive for category Vida en pareja

Desde la carretera

Posted by on domingo, 9 enero, 2011

Mientras las líneas de la carretera se desplazan velozmente hacia mí, la vista se recrea con la maravillosa variedad de paisajes que adornan el recorrido de mi viaje. Extensos valles abiertos, secos, áridos, dan paso a verdes praderas que anuncian la llegada de la alta montaña. Pronto veré los altos picos de ésta cadena montañosa cubiertos de nieve.

Mi cuerpo actúa automáticamente, con las manos aferradas al volante y la mirada siguiendo el serpentear de la calzada. Sin embargo, mi mente se encuentra viajando en otra dimensión. Es un viaje emocional, en el que las imágenes son tan reales como los paisajes que me rodean.

Y es que, todo lo que mis ojos ven se transforman en mi mente en sentimientos. En ello también participan mis oídos, que transforman la música que he elegido para éste viaje, en la banda sonora que acompaña a los recuerdos que habitan en mi memoria.

El perfil montañoso trasforma mi visión, evocando la silueta de tu cuerpo en las ondulaciones del terreno. Igual que ahora debo ascenderlo, te imagino a ti tumbada ante mi, de lado, donde tus caderas marcan las elevaciones del monte que deseo explorar y recorrer, y donde mis manos recorren la superficie de tu piel como si existiera otra carretera invisible que las guiara.

La música que oigo me habla de momentos cálidos, de olor a vainilla, de conversaciones a la luz de las velas, de primeros besos y caricias. Se me acelera el pulso, por la intensidad del deseo que expresan mis recuerdos y mi presente anhelo de estar junto a ti.

La nieve que ahora veo en las montañas, me hacen añorar los juegos y travesuras de mis dos pequeñas. Sonrío, mientras recuerdo sus caritas alegres mientras hacíamos muñecos de nieve, nos deslizábamos con el trineo, o nos lanzábamos bolas de nieve unos a otros. Es curiosa la felicidad que pueden aportarte y con las cosas más triviales.

Todo ello, la evocación de tu cuerpo, los momentos junto a ti, y junto a nuestras hijas, hacen de mis viajes una carrera en la que deseo acortar las distancias que nos separan. Por muchos kilómetros que tenga que recorrer, sé que volveremos a estar juntos para seguir sumando vivencias que aumenten mis emociones.

Mientras tanto, de alguna manera, sé que en la fría cabina de éste camión no viajo solo. Mi mente siempre me traerá emociones, imágenes y sonidos que llenan todo el habitáculo y calientan mi corazón. Desde el tacto de tu mano sobre la mía, hasta las risas de las niñas. Todo es posible. Todo es real. Así lo siente mi corazón.

¡Hasta pronto, amor!

¡Deberían encerrarte!

Posted by on sábado, 26 diciembre, 2009

Deberían encerrarte,

por pasear tu cuerpo desnudo ante mí.

Con impunidad.

Tal vez con maliciosa intención.

O con inocencia.

Pero despiertas mis pasiones.

Anhelo tu presencia.

Deseo poseer tu piel,

perder la noción del tiempo besándote,

olvidarme del mundo mientras te acaricio.

Deberían encerrarte.

Someterte a juicio.

Sufrir una condena.

Por tirar los muros con los que me protegía.

Ahora inútiles ante ti.

Por ignorar mis miradas

¿No lees nada en ellas?

Me produces un torbellino de emociones.

Mi mente te desea.

Mi corazón sufre la espera.

Eres la protagonista de mis fantasías e ilusiones.

Pero también de tormentosas noches de vigilia reflexiva.

Quizá sea a mí a quien deberían encerrar.

Pues en éste mundo congelado emocionalmente,

mantengo vivos mis sentimientos por ti,

y alimento mis días observándote,

pues mi espíritu suspira por ti

y mi alma reside en la esperanza de tu amor.



¿Ayudamos realmente a las víctimas del maltrato?

Posted by on miércoles, 25 noviembre, 2009

lazo-violencia-genero-webeste

Hoy es el Día Internacional contra la Violencia de Género. Hemos oído los clásicos mensajes de condena y repulsa. Muchos de nuestros amigos se han sumado a ésta campaña, añadiendo en sus blogs el lazo que simboliza la lucha contra ésta lacra de nuestra sociedad. Y se sigue insistiendo en la importancia de que las mujeres que lo sufren denuncien a sus verdugos.

Pero, ¿realmente ayudamos a las víctimas del maltrato?. Lamentablemente, y teniendo en cuenta los casos reales que conozco de mi entorno, tengo que responder que no. Nos quedan aún muchos asuntos de vital importancia para ellas en las que no se están realizando los esfuerzos necesarios. Parece ser que todo el ímpetu de éstas campañas consiste en condenar a los responsables del maltrato, y repetir una y otra vez en que las mujeres denuncien. Todo son simples palabras, que a ellas, las verdaderas víctimas, no les facilita en  nada decidirse a dar el paso.

¿Nos hemos puesto en el lugar de cualquiera de ellas a la hora de decidir su siguiente paso? A los miedos inherentes de enfrentarse a su agresor día a día, tienen que oír incesantemente la consigna de que lo denuncien. Pero no ven medidas reales. ¿Qué hacer el día después de la denuncia? ¿Cómo vivirán? ¿Quién les ayuda a recuperarse psicológicamente?

Todo se suma y les parece que es un muro difícil de saltar. De los casos que conozco, el apoyo psicológico se resume en que te proporcionan una serie de información sobre centros y asociaciones a los que puedes acudir. Y vas sola. Y allí te citan para dos o tres meses después. ¡Justo cuando más lo necesitan, la ayuda vendría meses después de denunciar! ¡Lamentable!. Además, una vez puesta la denuncia, y dependiendo de la gravedad de cada caso, no se toman medidas preliminares, y son muchos los casos en los que la mujer se tiene que ir de su casa pues el agresor seguiría con la convivencia a la espera de juicio. O sea, que encima que denuncian tienen que esperar las clásicas demoras de nuestro sistema judicial, para que se resuelva su situación.

Aparte de todo éso, pero no menos importante, es la supervivencia económica. Muchas no denuncian porque su única fuente económica de ingresos, es su propio agresor. Y encima estamos en una situación actual de crisis que hace más difícil que ellas encuentren, con la inmediatez necesaria, su propia fuente de ingresos, debido a la dificultad que todos conocemos de búsqueda de empleo. Las medidas y ayudas que se les ofrecen son un largo recorrer de ventanillas e instituciones, sin que todas salgan solucionadas beneficiosamente, sino más bien precariamente.

No quiero decir con todo ésto que no se deba denunciar, sino que también tenemos que asumir que actualmente las ayudas no son justas ni equitativas con la gravedad del problema al que nos enfrentamos, ni con todo lo que rodea tales situaciones. No hay medidas reales, cercanas, y efectivas. Actualmente todo se queda en palabras. El apoyo policial es mínimo, testimonial. El apoyo psicológico ineficaz y tardío. El apoyo de las instituciones finaliza con la denuncia, después se quedan solas.

¿Cómo queréis después de ver todo ésto por mí mismo, que anime a ninguna mujer a denunciar? Quizá el grueso de las campañas deberían enfocarse a solucionar la primera línea de ayuda y apoyo hacia ellas. No ponerles todo el peso de la erradicación de éste problema en que las víctimas denuncien. Sino que ellas vean que es posible «saltar al vacío» porque debajo hay un amplio y mullido colchón que les ayudará desde el mismo momento de la denuncia.

Además debemos resp0nsabilizarnos toda la sociedad, de aislar y condenar a aquellos que sabemos que maltratan y agreden. Sólo si ven que toda la sociedad que los rodea les señala con el dedo y los condena, puede que rectifiquen sus conductas. Por supuesto, también debemos,y tenemos la obligación, de actuar preventivamente y dar una formación y enseñanza adecuada a nuestros hijos, para que éstos en un futuro no expresen ni manifiesten tales comportamientos.

Acabar con el maltrato es posible. Pero hace falta el compromiso y respuesta real de toda la sociedad, así como de las instituciones y organismos que nos gobiernan. La implicación de todos, sea personal o gubernamental será la que dé el estoque final a maltratadores y agresores.

Finalmente, quisiera expresar desde aquí todo mi apoyo y ánimo a las víctimas de agresiones físicas o psicológicas, y mi toque de atención a aquellos que tienen el poder, para que entiendan que no todo son campañas o eslogan, que necesitamos medidas concretas y reales para ayudarlas, y que así se sientan con la fuerza y respaldo necesario para denunciar su situación.

NO MÁS MALTRATO .  NO MÁS VIOLENCIA DE GÉNERO

Tentación

Posted by on miércoles, 28 octubre, 2009

tentacion

Atracción en cuerpos que se reclaman mutuamente

Piel que brilla en la oscuridad

Deseos que excitan los sentidos

Tensión en miradas furtivas

Pasión en besos con sabor a deseo

Suaves caricias cargadas de intención

Olor a vainilla con aroma de éxtasis

Corazones que proyectan acordes emocionales

Melodías que despiertan los recuerdos

Roces físicos que producen escalofríos

Tímidos contactos que erotizan el ambiente

Definitivamente, eres TENTACIÓN

Te amo porque te deseo

Te deseo porque te amo

Eres el fruto prohibido que anhelo

del árbol donde deseo cobijarme eternamente.

 

¿Decirlo o no decirlo?

Posted by on viernes, 9 octubre, 2009

te-quiero1

¿Creéis que las frases, o palabras,  a base de ser repetidas pierden su fuerza, su valor?

Sí, me dirijo a vosotros con una pregunta, pues deseo saber vuestra opinión sobre éste hecho. Pero os pondré en antecedentes para que conozcáis el contexto en el cual quiero situar ésta pregunta. Una vez opinaron que los «Te Quiero» que yo pudiera decir no tenían mucho valor, porque nosotros los canarios, al igual que los sudamericanos, somos muy «melosos» hablando y ésas expresiones las decimos «sin problema», que nos sale demasiadas veces a lo largo del día como para que sean con la intencionalidad con que pudiera decirlo cualquier otra persona.

O sea, que nos sale tan natural por nuestra propia costumbre cultural, que no tiene el mismo valor. A su vez, su frecuente uso le resta credibilidad. ¿Qué opináis?

Yo pienso que cada vez que se expresa un «Te Quiero» realmente se quiere manifestar un sentimiento. Por muchas veces que se repita no debe de tomarse como una costumbre, sino como el reflejo expresivo del amor y una demostración verbal de cariño. Y no creo que por usarla en repetidas ocasiones vaya perdiendo su valor, sino que aumenta y lo multiplica.

Las cosas cuando se repiten, ¿no aumentan?. Por ejemplo, si damos un beso, y al poco damos otro. E incluso otro más. ¿No son 3 besos? ¿O el primero ya no vale porque ya hemos dado 2 más, y por tanto pierde su valor?. Un poco enrevesado. Lo sé. Pero era para ilustrar el concepto de que las cosas repetidas suman, aumentan.

Por otra parte ésto pudiera ser, a veces, una escusa, un pretexto, o una forma de maquillar una presunta dificultad expresiva. Es decir, puede ser que nos escudemos en ésta afirmación para no tener que evidenciar ni reconocer que nos cuesta expresarnos en los mismos términos. Dicen que «la mejor defensa es un buen ataque». Entonces tal vez ataquen o intenten infravalorar ésa facilidad en expresar sentimientos ante posibles barreras emocionales que les impiden a ellos palabras y afectos similares.

Creo que la clave es el respeto mutuo a la singularidad de cada uno. Si alguien dice «Te Quiero» con naturalidad, no pensemos que le resta valor. Apreciemos su gesto también, al que sabemos que le cuesta, pero lo dice. Y somos comprensivos, pero también esperamos y deseamos su cariño, sus «Te quiero». No perdamos la oportunidad de demostrarnos amor. Si te significa un esfuerzo, lucha por sacar tu cariño fuera. Y no pienses que el que se repite desvirtúa su significado. Realmente lo hace porque así lo siente.

Por éso, yo seguiré diciendo miles de «Te quiero», no por canario, sino porque así deseo expresarme con mi mujer, mis hijas, mi madre, mis hermanos, mis amigos………….,y con todos vosotros. Saludos a todos, y ¡Os quiero!

Crónica en imágenes de un Domingo en Zaragoza

Posted by on lunes, 5 octubre, 2009

Hoy me gustaría compartir con vosotros la crónica en imágenes de un Domingo cualquiera en Zaragoza. Si os apetece os invito a acompañarme en lo que fué el día de ayer, Domingo día 4 de Octubre, en la vida de mi pequeña familia. La verdad es que resultó ser una jornada completita, y aunque sea similar a la de cualquiera de vosotros, el pasar todo el día junto a los míos te hace sentir contento y feliz. Acompañadme:

Levantarse

                                                                            DSC07398DSC07402

 

 

 

 

 

 

Desayunar

DSC07401

 

De paseo a la Plaza del Pilar

DSC07405

DSC07407DSC07409

 

 

 

 

 

 

DSC07415

DSC07419

Visita al Rastrillo de Antigüedades (Casco Viejo)

DSC07422

 

¡ A Comer !

DSC07428

 

Y, después de descansar un poquito, nos vamos a pasar la tarde al Parque del Agua. Así que la merienda fué disfrutando del Rafting en el canal de aguas bravas.

DSC07430

DSC07431

 

Por último, terminaremos la tarde, jugando en el parque infantil

DSC07432DSC07434

 

 

 

 

 

 

Al llegar a casa, a ducharse y a cenar

DSC07437

Y después, ¡ a dormir !. Gracias a todos por acompañarme en el recuerdo de un día magnífico. Ojalá tenga muchos más Domingos como éste. ¡Un saludo a todos!.

Con los cinco sentidos

Posted by on lunes, 28 septiembre, 2009

9526

Cuando estoy contigo,

mis sentidos parecen entrar en ebullición.

Mi vista se nubla ante tu belleza.

Mis oídos me traen la dulce melodía de tu voz.

Mi olfato vuela tras la fragancia de tu piel.

Recorro tu cuerpo con mis manos,

y el suave tacto que percibo,

se asemeja a un reconfortante oasis sensitivo.

Mi boca desea unirse a la tuya,

pues recuerda el sabor de tus besos.

Todo ésto ocurre cada vez que estoy contigo.

Y mi corazón late aún más deprisa,

pues mis sentidos están poseídos por ti,

por tu sola presencia,

y donde eres la protagonista de mi mente,

y donde mi anhelo es tenerte cerca,

muy cerca,

para susurrarte al oído,

¡TE QUIERO!

La muralla de amor que nos protege

Posted by on jueves, 17 septiembre, 2009

cañon

Ven cariño,ven. Vamos a protegernos tras éste muro de quien intente derribar lo que hemos construido con afán éstos años. Ven, cariño mío, y observa conmigo el horizonte. El Océano que se abre ante nosotros esconde peligros que esperan pacientemente el momento apropiado para atacarnos.

Unas veces nos sorprenderán fuertes marejadas, en las que grandes olas nos golpearán, para comprobar nuestra fortaleza. Otras veces serán más sutiles, golpeando poco a poco las bases de ésta muralla, con un suave vaivén, intentando debilitarla o producir algún pequeño daño estructural, esperando y deseando alguna debilidad, algún signo de que haya bajado nuestra vigilancia, nuestra firmeza y determinación en el propósito de que nada, ni nadie, consiga provocar algún daño en la estructura de nuestro propio hogar.

Evitemos pues, nosotros mismos, dejar espacio ni lugar a éstos posibles ataques malintencionados. Pero no te preocupes, éstas paredes podrán contra todas ésas incursiones que pretenden romper nuestra paz. Defenderé y protegeré con mi vida ésta muralla, mi familia, mi amor, mi paz, mi felicidad.

Sobreviviremos afianzando las uniones de cada piedra que compone ésta muralla con amor y pasión. La fuerza de nuestros sentimientos será el cañón que nos defienda de nuestros envidiosos adversarios. La ternura de nuestras miradas nos ayudará en las vigilias nocturnas. Y en nuestro día a día, la fe en nuestras posibilidades y nuestra complicidad sincera, nos hará salir victoriosos.

Y, lo más importante, tenemos dos pequeñas habitantes en ésta fortaleza que necesitan de nuestra unión y valor para garantizarles el futuro de paz que se merecen. Ésa es también una gran motivación, y nuestro mayor motor energético. Ellas esperan lo mejor de nosotros. ¡Y así será!

Foto: Alex Pardellas, desde algún mágico rincón de las bellas costas de las Islas Canarias.