Archive for category Poemas

Abrazos esperados

Posted by on miércoles, 27 mayo, 2009

Tú y yo juntos.

Por fin, tú y yo juntos de nuevo, uno frente al otro. Cogidos de la mano nos miramos a los ojos, en silencio. Me parece una eternidad lo esperado, una cruel separación. La espera, a veces me ahogaba.

¿Te ahogaba a ti?.

No te preocupes más. Ya estamos juntos otra vez. Cualquier sentimiento anterior se disipa. Se aleja la intranquilidad. Se evapora la angustia. Me siento feliz, alegre. Una leve sonrisa se dibuja en tus labios. Puedo comprobar así que sentimos lo mismo. Ambos deseábamos poner fin a ésta lejanía.

Tu mirada me habla.

Tu mirada me dice lo que ambos esperamos de éste momento. Flota en el ambiente un anhelo, un deseo. Deseo acercarme más, mucho más a ti. Lentamente, juntamos nuestros cuerpos. Mis brazos rodean tu cuerpo. Tus brazos rodean el mío. Nuestros ojos, a un palmo se encuentran. Mirada contra mirada. Miradas que transmiten amor.

Tu cuerpo unido al mío, fundidos los dos en tierno abrazo. Nuestros brazos se proyectan, uniendo dos cuerpos en uno sólo. Tu abrazo me transmite cariño. Siento paz, todo por tenerte junto a mí.

Apoyo tu cabeza en mi pecho. Mi mano acaricia tu mejilla. Toco ligeramente tus labios, labios que pronto besaré. Mis dedos se enredan entre tus cabellos. Me llega claramente tu tu olor, tu fragancia. Cierro mis ojos. Mis labios se acercan a ti.

Beso tus cabellos….., que me traen tu olor.

Beso tus labios….., que me traen tu sabor.

Apretamos con más fuerza el abrazo que nos une. Delicadamente, deslizo tu cabeza por mi pecho hasta la altura del corazón. Quiero que oigas cómo late por ti. Quiero que notes cómo intenta, con su continuo y agitado tan tan, atraer tu atención hacia mí. Y decirte con ése sonido, con ésa música:

Lo mucho que te quiero.

Lo mucho que te amo.

Lo mucho que te echo de menos.

Lo mucho que significas para mí.

De repente, percibo una melodía nueva. El latir de tu corazón se une al mío. Es magia para mis oídos. Es un regalo para mi alma. Me confirma que nuestros corazones hablan el mismo idioma. Nuestros corazones se complementan. Nuestras emociones y sentimientos van juntos de la mano.

Tu corazón con el mío.

Tu alma con la mía.

Desde ahora sé, que cuando estemos juntos pocas palabras harán falta. Nuestros corazones hablan por nosotros. Y producen un tierno ritmo y melodía. Suena a cariño y amor. Suena a la pasión que nuestros cuerpos se prometen. Ésa es la verdadera magia de nuestros abrazos: la conversación de nuestros corazones, el diálogo que encontramos en nuestros silencios, en nuestras miradas, en nuestras caricias y besos.

Todo ello lo siento cuando te abrazo. ¿Sientes tú lo mismo?. El tiempo transcurre rápidamente. Maldito reloj. Me recuerda que debemos poner fin a nuestro encuentro, a nuestro abrazo. Todo parece lento cuando estoy sin ti. Todo pasa velozmente cuando estamos juntos.

Poco a poco, nuestros brazos desenredan el nudo que los ataba al cuerpo del otro. Mis brazos intentan mantener el contacto contigo. Mis manos se cogen a las tuyas, intentando no perder el suave contacto de tu piel.

Nos miramos. Largamente. En silencio. ¿Qué estarás pensando?. Nos besamos. Largamente. ¿Qué estarás sintiendo?.

No quiero despedirme.

Pronto estaremos juntos, ¡seguro!.

Pronto te abrazaré de nuevo, ¡seguro!.

Pronto te besaré de nuevo, ¡seguro!.

Así que no sufriré. Sólo, te esperaré. Me encontrarás con los brazos abiertos.

¿Volverás?

Tu respuesta será mi vida.

Mi vida eres tú.

Cómplices en la noche

Posted by on domingo, 17 mayo, 2009

Silencio. Oscuridad. Es el color de la noche, el sabor del sosiego y el transmisor de paz. En ésa complicidad se evaporan sueños y anhelos que fluyen desde nuestro interior y proyectan una fuerte luz al exterior. Entonces la noche se ilumina.

Es el reflejo de nuestro corazón. Es el reflejo de nuestros sentimientos.

Han estado todo el día escondidos, muy, muy escondidos, en lo más profundo de nuestro ser.

Tratamos así de protegerlos. Tratamos así de cuidarlos. Pretendemos ocultarlos así de amenazas, tal vez externas, tal vez internas. Sabemos de su fragilidad, de su debilidad, y no queremos que la agredan.

Nuestro corazón, nuestra mente, ocultan un gran secreto. Un secreto que nos da calor, que nos da alegría, que nos da esperanza e ilusión. Se nos dibuja una amplia sonrisa en nuestros labios. Se nos ensancha el pecho y vemos con otros ojos, con otra mirada.

Y sentimos paz. Todo porque recibimos, porque nos dan, un gran regalo. Recibimos amor. Recibimos cariño y ternura. ¡Y cuánto lo necesitamos!.

Necesitamos comprensión. Necesitamos complicidad y apoyo. Tal vez sea la única manera de sobrevivir. Tal vez sea lo único que importe en ésta vida tan deshumanizada, tan fría, tan material.

Por eso lo guardamos, lo ocultamos.

Puede que no nos comprendan, que no nos entiendan, o incluso que se burlen o mofen. No comparten esa, para nosotros, importancia vital. Intentarán convencernos. Intentarán demostrarnos su absurdo. Pero los que conocemos el auténtico sentido, el verdadero valor, su valor, no cederemos…….¡¡jamás!!.

Preferimos dejarnos embriagar por su sabor, por su poder. El amor nos permite caminar. El amor nos permite sentir. El amor, en definitiva, nos permite vivir.

Nos negamos a seguir en la corriente absurda de los muertos en vida, que no sienten, ni padecen, nada de lo que les rodea, mientras intentan aparentar lo contrario. ¡¡Jamás!!.

Tal vez sólo seamos unos pocos. Pero sentimos, damos y recibimos. ¡Estamos vivos!. Nos alegramos, sufrimos, lloramos, reímos. Pero sentimos.

Por eso, en la complicidad y el silencio de la noche, dicho secreto, dicho amor, trasciende más allá de nosotros, de nuestros sueños, y se convierte en luz. Se convierte en energía, en calor, que nos alimenta, que nos reconforta y que nos recarga.

Somos admiradores de la noche. Somos seguidores de la noche.

Ella nos transmite esa paz. Es nuestra aliada, nuestra amiga. Nos sentimos libres. Sabemos que por la mañana volveremos a la rutinaria realidad. Así que la noche es nuestro refugio, donde somos nosotros mismos. Y lo aprovechamos, lo vivimos, ¡vaya que sí!.

Mis sueños son libres. Sentimientos de amor y ternura recorren todo mi organismo. ¡Estoy vivo!.

La noche se acaba. El día comienza. Me abandono. Me dejo sumir, en la oscuridad diurna, en la oscuridad de cientos de rostros apagados, de cientos de personas inertes y muertas de sentimientos y afectos.

Pero tengo fe. Pronto la noche volverá.

¡¡ Y volveré a ser libre!!

A tí

Posted by on sábado, 2 mayo, 2009

Mi alma suspira por tí.

Mi mente me trae imágenes de tí, que me provocan un arco iris de emociones.

En él hay colores y melodías de amor y pasión.

En él se reflejan la luz y el brillo que desprende tu corazón.

Mi corazón agitado ansía beber de tus fuentes.

Tus besos, tus abrazos, calman mi sed.

Una mirada tuya me hace estremecer, me reconforta.

Todos mis sentidos se despiertan con tu presencia, tu cercanía.

Tu olor me envuelve y me anima.

El roce de tu piel, el contacto de tu cuerpo, calienta todo mi ser.

Quisiera hacerme merecedor de tanta belleza.

Te daré, con la misma sencilla ternura con la que tú me regalas tu amor,

el mayor de mis secretos : la pasión y amor que esconde mi corazón por tí.

Te quiero

Vuelve

Posted by on jueves, 23 abril, 2009

Mañanas grises.

Mañanas tristes.

Lágrimas de rocío golpean el suelo a mi paso.

La niebla me oculta lo que me rodea,

me oculta a mí mismo,

a mis sentimientos,

a mi pena.

Mi rostro sería fácil de interpretar.

Mi gesto contrariado me delata.

Me domina un pensamiento.

Me faltas tú.

Extraño tu presencia.

Necesito tu cercanía.

Me falta tu voz.

Me falta tu risa.

Me faltan tus besos.

Me faltan tus abrazos.

Echo en falta el tacto de tu piel.

¿ Cuando volverás ?

El Sol ilumina la mañana.

La niebla se levanta.

Mi ánimo parece recuperarse.

Una nueva luz brilla a mi alrededor.

Una nueva luz brilla en mi interior.

Crece en mí una ilusión.

Respiro oxígeno de esperanza.

LLeno mis pulmones de aire de vida.

Vida que me dá el Amor.

Vida que me dará tu Amor.

Vuelve pronto.

Sólo a tu lado no pereceré.

Anidaré en tu mirada,

para ver lo que tú ves,

para caminar por donde tú caminas,

para residir en tu piel,

cerca, muy cerca de tu corazón.

Habrán más días grises.

Habrán más días tristes.

Pero yo jamás los temeré.

Estarás a mi lado.

Yo seré feliz.

Tú serás feliz.

Por siempre.

Vuelve.

Para siempre.

Y quisiera……..

Posted by on martes, 14 abril, 2009

Quisiera acercarme a ti.

Quisiera sentarme frente a tí,

cerca, muy cerca de tí.

Quisiera coger tus manos entre las mías,

sintiendo la suave caricia de tu piel.

Quisiera no desprenderme nunca

de ése sublime contacto sensitivo.

Quisiera mirarte a los ojos,

y que tú no apartaras tus ojos de los míos.

Quisisera ver en tus ojos

la llama abrasadora de la pasión.

Quisiera ver en tus ojos

la secreta complicidad y afecto que nos une.

Y quisiera……..

Quisiera que tú vieras en mis ojos,

que tu amor me ha dado una visión nueva.

Y quisiera……..

quisiera que vieras

que te has bebido la miel de mi visión

dejándo oculto tras mi mirada

los restos de lo que antaño era una gran muralla,

impugnable, inalcanzable,

mi propia fortaleza,

ahora inútil ante tí.

Y quisiera……..

Y al fin quisiera acercar mi rostro al tuyo

y suavemente besar tus labios,

recogiendo de ellos tu sabor,

recogiendo de ellos tu calor,

recogiendo de ellos tu amor y comprensión.

Y quisiera……..

Quisiera que al apartar lentamente y dulcemente

tus labios de los mios,

volver a mirarte a los ojos

y hallar el consentimiento mutuo

de lo que sentimos,

de lo que nos transmitimos,

de lo que nos regalamos gratuitamente.

Y quisiera……..

Y quisiera poder llamar a todo éso: Amor.

Y quisiera poder llamar a todo éso: Ternura.

Y quisiera que supieras que he logrado

todo lo que quería sentir junto a tí.

Que he logrado amar.

Que he logrado enternecerme.

Y todo ello,

sólo por invocar tu nombre.

¡ Bendita seas !

Anhelo

Posted by on viernes, 10 abril, 2009

Anhelo tenerte cerca de mí.

Anhelo volver a oler tu fragancia,

la fragancia que desprende tu cuerpo,

la fragancia que vive en tu cuerpo,

ésa fragancia que embriaga mi mente,

y me impide pensar en otra cosa que no seas tú.

Anhelo sentir el roce de tu piel,

la piel que cubre tu cuerpo de mujer,

la piel que me transmite tu calor,

ésa piel que despierta en mí tantos sentidos

y sinfonías de emociones y sensaciones.

Anhelo tener entre mis brazos tu cuerpo,

tu cuerpo desnudo,

tu cuerpo cálido y sensual fundiéndose al mío,

ése cuerpo que me expresa con su ardor,

aquello que las palabras no son capaces de expresar

Anhelo tener la oportunidad,

la oportunidad de expresarte lo que siento,

la oportunidad de besar tus labios dulcemente,

ésa oportunidad en la que quisiera sentirme cercano a tí,

y poder confesarte,

que aunque busqué flores en muchos jardines,

sólo en tu cuerpo hallé la belleza infinita.