Archive for category Padres e hijos

Hermanos

Posted by on viernes, 24 septiembre, 2010

En nuestro día a día nos relacionamos con muchas personas. Pero una de las convivencias más importantes que tenemos que afrontar son las que desarrollan dentro del ámbito familiar. En ésta ocasión quisiera referirme concretamente a la relación de hermanos.

Desde bien pequeños se empiezan a materializar las múltiples batallas para reclamar más atención que al otro, más reconocimiento, más cariño. Intentan conquistar terrenos sobre el otro, ganar en superioridad. Mostrarán egoísmo, celos. Incluso violencia, si fuera necesario, para que prevalezcan sus deseos, su autoridad.

Al fin y al cabo es un tema tan antiguo, como nuestra propia historia, pues para los que se consideren cristianos y creyentes en la Biblia, han de recordar lo que se cuenta en ella sobre los dos primeros hermanos que habitaron la Tierra, Caín y Abel, y el fatal desenlace al que se llegó.

Yo creo que muchas de éstas actitudes serán las que sigamos desarrollando en nuestra manera de relacionarnos con los demás en un futuro. De ahí que los padres tenemos cierta responsabilidad en enseñarles a encauzar de una manera apropiada ésos comportamientos, ya que a veces les excusamos justificando naturalidad e inocencia.

Por supuesto que en su infancia hay muchos sentimientos o formas de relacionarse con sus hermanos que no pueden, o no saben, controlar. Pero nosotros podemos indicarles pautas para que lo logren. Ésto no es nada fácil, por supuesto, pues alguno de ellos puede tomar nuestra intervención como muestra de parcialidad, o que tomamos partido por uno u otro, en detrimento del otro. Lo que para nosotros sea “justo” o “lógico”, pocas veces coincidirá con sus “intereses” o deseos.

Pero,desde mi manera de verlo, debemos intentarlo, pues conozco de hermanos que ya bien mayores continúan demostrando un alto grado de celos o envidia entre ellos, derivados de sentimientos encontrados, tanto desde la infancia, como más adelante. Seguro que muchos de nosotros hemos tenido algún problema, discusión o malentendido con algún hermano. Pero debemos de haber adquirido la suficiente madurez para separar y reconocer los verdaderos problemas, de las pequeñas rencillas heredadas de nuestra convivencia familiar.

Tal como intentamos resolver y evitar nuestros problemas con las personas que nos rodean, sean compañeros de trabajo, amigos, etc, ¿no deberíamos hacerlo con más ahínco con nuestros propios hermanos?.

Para finalizar, quisiera compartir con vosotros unas frases, unas reflexiónes:

«El vínculo que une a tu auténtica familia no es de sangre, sino de respeto y goce mutuo» Richard Bach

«El enseñar a los niños a querer a sus padres y hermanos y a ser respetuosos con sus superiores, hecha los cimientos de correctas actitudes mentales y morales para llegar a ser buenos ciudadanos» Confucio

Inocencia ¿peligrosa?

Posted by on martes, 6 abril, 2010

Hace unos días nos encontrábamos con mi hija pequeña esperando la salida del colegio de su hermana. Es muy inquieta, así que no paraba de moverse entre las personas que allí estábamos. Las miraba, les sonreía, les decía «¡hola!», y se agarraba de la mano de alguna madre o abuela. Finalmente, una de aquellas abuelas dijo: «Ésta niña se vá con cualquiera. ¡Vaya peligro!».

No hice mucho caso al comentario, pensando que era algo anecdótico. Sin embargo, con el paso de los días han sido varias madres más las que lo han dicho, en términos parecidos, y ahora sí que me han hecho pensar o reflexionar, dada la repetitiva exclamación de alarma que expresan al ver la actitud abierta de mi hija hacia ellas, sobre todo la de darles la mano para caminar junto a ellas.

En primer lugar, vuelvo a comprobar que la gente se contradice muchísimo en sus comentarios. Unas veces les oyes decir que a su hijo, o nieto, no lo pueden dejar con nadie porque es demasiado inquieto, o porque se pone a llorar y extraña temerosamente mucho a la gente, etc, y éso les ocasiona problemas cuando les surge alguna circunstancia que les obliga a tener que dejarlo con algún familiar o amigo. Y, por otro lado, también ven como problema el que se vayan con naturalidad con otra persona, como en el caso de mi hija. ¿En qué quedamos? ¿Es un problema el que se quieran quedar con alguien o es un problema el no poderlos dejar? ¿?

Por otro lado, parece que sacamos las cosas de quicio sumando gravedad y peligro a todo aquello que tiene relación con nuestros hijos. Y no vivo ajeno a la realidad. Sé que en la actualidad los peligros y amenazas rodean  la integridad de nuestros hijos. Pero cada cosa tiene un tiempo y un momento. Además ellos también tienen que ejercitar su inocente facultad de aprendizaje y descubrimiento de cuanto les rodea. Me niego a tener que explicarles con 20 meses que tiene una, y 3 años la otra, el sentido de la maldad humana, y del peligro que pudiera provenir de sus congéneres. Ahora mismo, es responsabilidad de sus padres, su protección y cuidado. No veo que sea peligroso que ahora se vaya inocentemente a coger de la mano de nadie, porque yo, o su madre, estamos pendientes de con quién está o a dónde vá. Es NUESTRA RESPONSABILIDAD. Y la suya es la de investigar el mundo que las rodea. Yá llegarán los tiempos, dentro de algunos años más, cuando tengamos que explicarles otras «cualidades» humanas, y otras «caras» de la naturaleza humana. Además la vida misma les irá mostrando ésa otra realidad que no ven, ni deseo que vean, mientras son ésas inocentes y curiosas criaturas exploradoras. Como dije antes, cada cosa a su tiempo.

Además creo que a veces coartamos su normal aprendizaje y crecimiento, pues les evitamos que descubran las cosas por sí mismos, que es la base y pilar de su madurez intelectual. Es habitual, por ejemplo, oír en el parque exclamaciones como: «¡no te subas ahí que te vas a caer!, ¡no vayas por ahí que te harás daño!, ¡no corras, que te caerás!, ¡deja éso que te harás daño!, etc, etc. Les llenamos sus días con prohibiciones y advertencias, supuestamente por el peligro innato de sus acciones. Al hacerlo, no dejamos que aprendan de dónde surgen las consecuencias de sus acciones. Ellos sólo oyen prohibiciones, negaciones, pero no entienden de qué, ni por qué.

Creo que también hay que dejar que aprendan cuáles son ésos peligros por descubrirlos de su propia experiencia, en su propia piel. Así no sólo oirán una prohibición o advertencia, sino que recordarán cuál puede ser el resultado o consecuencia de ésa acción que querían hacer, por haberla «padecido» en algún momento pasado. Yo, por ejemplo, en el parque o ante situaciones que creo que pueden representar algún peligro, les dejo que lo hagan, bajo mi atenta supervisión, para que sepan lo que pude ocurrir, como por ejemplo caerse, para entonces ir a hablar con ellas y decirles: «¿Has visto? ten cuidado si te subes por ahí al columpio por que te puedes volver a caer igual que ahora y hacerte daño.» «Cariño, ten cuidado la próxima vez que quieras correr por ésas piedras porque te volverás a caer y te puede doler mucho», etc, etc.

De ésa manera, pienso que no oirán sólo advertencias y órdenes, sino que sabrán que haciendo algunas cosas se pueden hacer daño porque son peligrosas. Y lo habrán aprendido por ellas mismas, no por nuestras continuas reprimendas. No estoy diciendo tampoco que hay que dejar que se quemen para que sepan lo que es el fuego. Pero algunas cosas podemos dejar que las experimenten y aprendan «en directo», bajo nuestro control, para que saquen sus propias lecciones de situaciones reales, no sólo por palabras o dictados de sus tutores. Por éso los niños aprenden con tanta facilidad, porque tienen intacta su capacidad de asombro y curiosidad, y desde su inocente mirada todo es susceptible de aportarles nuevas enseñanzas. Nosotros, al contrario, hemos cerrado las puertas de nuestra inocencia, y ahogamos las voces de nuestro interior, por lo que no asimilamos ni aprendemos, ni crecemos. ¿Por qué queremos robarles o privarles de ésos años de inocente existencia?

Cada cosa a su tiempo. Por éso no puedo compartir el criterio de aquellos que veían en la inocencia de mi hija un peligro. Por lo menos, por el momento. Yo ahora veo un folio en blanco en el cual ellas están escribiendo lo que serán en el futuro, forjado por las experiencias, vivencias y enseñanzas que hayan ido adquiriendo en las diferentes etapas de su vida. 

Vosotros, ¿qué pensáis? ¿creéis que es peligrosa la inocencia de nuestros hijos?

Escuela de Padres

Posted by on sábado, 19 diciembre, 2009

escuela_padresDesde que mi hija inició su etapa escolar, una  actividad que he descubierto en la que me encanta participar es en la Escuela de Padres y Madres. Ésta actividad está dirigida a la formación de padres y madres de alumnos, con el objetivo de ayudar y facilitar el abordaje de la educación de nuestros hijos.

Según  la Asociación de Padres de Alumnos (APA), organizadora de ésta actividad, la «Escuela de Padres» pretende ser un recurso enfocado a compartir y fomentar conocimientos; con la doble función de ser una fuente de información y un intercambio de experiencias.

Y ésa es la parte que me gusta, pues la metodología se basa en charlas-coloquios donde se intenta favorecer el diálogo y aprender, unos de otros, a través de nuestras aportaciones y preguntas, y de las pautas y orientaciones de los profesionales colaboradores. Me gusta ése ambiente de participación activa.

Lo que me causa sorpresa y cierto pesar es comprobar la baja participación de los padres y madres. Somos pocos, poquísimos, los que acudimos a ellas. Y es una pena, pues, desde mi punto de vista, siempre se aprenden nuevos enfoques y nuevas pautas para enfrentarnos con toda la información posible ante las dificultades que nos presentará la educación de nuestros hijos. Toda ayuda y orientación debe ser siempre bienvenida.

La charla a la que acudí ayer se titulaba «PANTALLAS SANAS» , impartida por José Antonio Gabelas, Profesor de Multimedia y Comunicación de la UOC. Según éste profesional, nuestros hijos viven rodeados de pantallas y los padres debemos enseñarles a utilizarlas, educarles a ver de un modo crítico la televisión, a utilizar Internet como medio de comunicación e información, o a manejar los videojuegos de un modo saludable.

Todas éstas pantallas (TV, Videojuegos, Internet, Móviles) modifican nuestros hábitos, conductas y costumbres, pues termina afectando, por ejemplo, a la comunicación y diálogo entre hijos y padres. Incluso, el uso da paso al abuso, y éste a la adicción. Un síntoma de éste abuso previo a la adicción es cuando observemos que nuestro hijo/a prefiere el ordenador, o la videoconsola, a salir con sus amigos, o está nervioso, irascible, sin centrarse en los estudios y ha cambiado sus hábitos o costumbres para disponer de más tiempo para estar ante la pantalla.

Televisión: Produce un gran impacto emocional (al contrario que el libro, que es mental) , pues se recibe un bombardeo continuo de imágenes audiovisuales muy cargadas, jugando con el uso de los colores y una banda sonora que no deja ni un segundo en silencio. El consejo fue planificar su uso con antelación, en cuanto a cuándo se enciende o apaga, seleccionar los contenidos o programas a ver, y asignar un tiempo. Para hijos menores (hasta 11 años) se puede entrar en la prohibición expresa, razonada (no te conviene éste programa por…….). Para los mayores, y para evitar enfrentamientos, si insisten en querer ver programas o series que no nos gustan, y está dentro del tiempo que permitimos ver la tele, debemos verla con ellos para enfocar, o utilizar, la posibilidad de enlazar temas que podamos utilizar para dialogar sobre asuntos como las drogas o el sexo. Es importante no cortar la posibilidad de la comunicación para desmontar las imágenes o mensajes que creamos erróneos mediante el diálogo.

Videojuegos: Son una herramienta educativa acertada y útil, pues se desarrollan habilidades que no se adquieren con otras actividades. Pero también hay que dosificar y seleccionar, tanto el tipo de juegos, como el tiempo de uso. Se nos recomendó la página Web http://www.minijuegos.com/ por su cantidad y variedad de juegos educativos o de habilidad.

Internet: Desde pequeños debemos navegar con ellos para darles unas pautas de seguridad y uso, para que ellos lo adquieran como un hábito y sea su proceder en un futuro. Debemos enseñarles las mismas leyes que aplicamos en la vida diaria, es decir, que no «hablen» con desconocidos, ni compartir archivos ni datos personales con ellos. Se nos recomendó también la página Web http://www.protegeles.com/ donde se aportan consejos y se facilita ayuda para colocar filtros o anti-spam. También les podemos mostrar a nuestros hijos ejemplos reales de los peligros, usando YouTube (poner en el buscador «riesgos de Internet» o «peligros de Internet»).

Móviles: Aquí la reflexión es sobre cuándo, en qué condiciones y para qué se les provee del móvil. Para éste profesional no debería ser muy pronto, sino sobre los 13 0 14 años, no debe estar en el cuarto de estudio y que lo paguen ellos, entre otras consideraciones de uso que queramos ponerles, como por ejemplo los lugares a donde pueden llevarlo.

Finalmente, y a modo de resumen se pueden dar 3 claves que sintetizan todo lo que hemos compartido:

  1. PLANIFICAR TIEMPOS
  2. SELECCIONAR CONTENIDOS
  3. PRESENCIA, COMPAÑÍA, DIÁLOGO, sobre lo que ven e intentar conectar con sus intereses

Espero que haya sido para vosotros tan interesante como para mí, y que no os haya parecido muy pesado. Mi idea era compartir lo aprendido en la charla. Si a alguno os resulta útil me alegraré. Espero en un futuro, si os parece bien, seguir aportando desde éste espacio enseñanzas o pautas que haya aprendido acudiendo a éstas charlas, y que tanto me gustan. Desde aquí también agradecer al APA la realización de éstas actividades.

¡FELIZ NAVIDAD A TODOS!

Lágrimas rosa

Posted by on martes, 8 diciembre, 2009

DSC06898

Mil veces me repiten que la vida no es de color rosa, que me resigne al oscuro presente y el sombrío e incierto futuro. Pero hoy me he rebelado. Y éso se debe a que estoy rodeado de belleza. Irónicamente sonrío, pues precisamente predominan diferentes tonalidades rosas.

Observando mi entorno mi espíritu se vá llenando de colores y emociones.

Mis hijas juegan plácidamente a mi lado. Estamos sentados en el suelo, en la tierra. Las observo mientras hunden divertidas sus manos en la tierra suelta, e inventan mil edificaciones y juegos con las piedras y objetos diversos que se encuentran. Su actividad y curiosidad no parecen tener fin.

De repente, las lágrimas brotan de mis ojos. Pero no hay dolor. Una mezcla de alegría, amor y paz llena mi corazón y hace que las emociones se desborden. Los sentimientos a veces pierden el equilibrio al que queremos someterlas  y hace que nos sorprendan espontáneas reacciones emotivas como ésta.

Sin embargo, no hay angustia o pena en mi apacible llanto. Más bien siento gratitud. No me imaginaba la plenitud que siento al ver a mis hijas. Aunque hay mucho de sacrificio  y dedicación, no concibo una vida mejor que la que disfruto junto a ellas.

La belleza de los espacios naturales también me transmiten paz. La sinfonía de colores y olores que me regala la Naturaleza me hace feliz. Rodeado de éstos colores es imposible no embriagarse y enamorarse de su belleza.

Las gotas que recorren mis  mejillas caen al vacío, pero son atrapadas en los pétalos y hojas de las rosas que acompañan mis pasos, y las convierten en lágrimas rosa.

¡¡Cuántas emociones!!

¡¡Cuánta belleza!!

Es verdad, la vida no es de color rosa, pero el color rosa que hoy es testigo y portador de mis lágrimas representa el brillo de un corazón alegre y agradecido de poder vivir y  disfrutar de tanta belleza, sea física o emocional.

DSC06895

DSC06899

DSC06903

P.D.: Fotos ALEX PARDELLAS

Inocencia

Posted by on jueves, 19 noviembre, 2009

DSC07441

Mis hijas me transmiten el mensaje que necesito para días y semanas como ésta, en las que parece que me he subido en una montaña rusa emocional y anímicamente. Me sorprende comprobar que en la sencilla observación de sus movimientos y gestos pueda residir la clave para encontrar el equilibrio perdido.

Y es que en la inocencia que rigen sus actos obtienen la paz que ilumina sus caritas. Sus miradas transmiten la pureza de sentimientos que los mayores hemos abandonado. Irradian alegría. No hay posibilidad de maldad, ni lugar al desánimo ni a la tristeza. Su natural  felicidad la adornan con los besos y abrazos que  te regalan. Sus gestos espontáneos reafirman su andar resuelto y despreocupado de quien mantiene la ilusión de vivir.

¡Cuánto deberíamos aprender de su actitud! Viéndolas es imposible no comprometerse en salvaguardar su alegre y confiada existencia. Así lo siento yo. Soy  responsable de que mantengan su inocencia y su plácida vida. Sé que no puedo garantizarles grandes lujos ni posesiones. Pero tampoco es lo que ellas necesitan realmente. Ellas quieren verme feliz, alegre, implicado en sus juegos, sus travesuras, y colmarles de besos y arrumacos. ¡Éso es lo que de verdad quieren! Y por supuesto es lo que yo deseo.

Por éso, una vez más debo adaptar mis actitudes para erradicar de mi alma cualquier atisbo de pesadumbre o debilidad anímica. Mi espíritu debe transmitirles  felicidad y mis sentimientos deben rodear de amor y cariño sus días. Quiero que encuentren en mi mirada la misma paz que ellas me proporcionan a mí.

Así que tengo mucho trabajo por delante, pues todos sabemos que en la situación actual que vivimos son constantes los problemas y motivos para perder la esperanza, y sucumbir al desánimo. Pero con las dos inocentes sonrisas de mis pequeñajas, ¿quién necesita más estímulo?.

 

P.D. : Las dos inocentes son Irene y Elisa Pardellas. Y por cierto, el pasado sábado día 14 fué mi cumpleaños, que ésta vez no lo publicité mucho por estar algo «afectado». ¡Un abrazo a todos!

Tu madre es tu Ángel

Posted by on lunes, 26 octubre, 2009

dia-de-la-madre

Hace unos días, un comentario de mi amiga Chari  que hacía referencia a las madres me hizo reflexionar. Ella comentaba la «importancia de aprovechar al máximo los momentos que pasemos con ellas, los que aún podamos hacerlo, porque desgraciadamente cada día estará más cerca el día en el que partirán y, por ejemplo, ya no las podremos achuchar«.

Realmente está en lo cierto y pocas veces pensamos en ello. El tiempo pasa inexorablemente, y a veces no caemos en la cuenta de que el tiempo y las expresiones de cariño que no les expresemos ahora, tienen un período de caducidad, pues aunque no queramos tenerlo presente, algún día yá no estarán. Por éso, la recomendación de Chari me pareció acertada.

Sin embargo, algo de lo que no tengo ninguna duda es de que la labor protectora de la madres continuará más allá de su muerte. Para ellas es algo que comienza desde antes de nosotros haber nacido, que se prorroga durante toda nuestra vida, tengamos la edad que tengamos, y que continuará eternamente, estén donde estén, sea física o espiritualmente.

Algo similar es lo que debían pensar los  cuatro hermanos integrantes del grupo irlandés THE CORRS, cuando inspirados en el recuerdo de su madre, fallecida en 1999, y en homenaje a ella, compusieron la canción «Angel». Algunas estrofas dicen así:

Ella vivió como si supiera que nada es para siempre
No le interesaba aparentar ser alguien que no era
Y era preciosa……realmente preciosa
Aún escucho su risa como si estuviera aquí

¿Te deslumbra el Sol cuando miras  hacia abajo?
¿Te llevas bien con los demás que están contigo?

Tengo que ser mejor que antes
No necesitas preocuparte ahora que te has ido

Por siempre, Ángel
Espero que te quieran tanto como nosotros
Por siempre, Ángel
Estaré orgulloso de ser como tú
Igual que tú

Y cuando me voy a dormir por las noches
Doy las gracias por cada bendición que me diste
Por cada obstáculo que superé
El aliento de cada momento quiero probar
Confiada y consciente
Decadentemente extravagante
Con la determinación de nunca parar
Para amar cuando tenga la oportunidad

¿Qué os parece? Es muy emotivo pensar que nuestra madre es nuestro Ángel, algo que por otra parte demuestran cada día con su afán protector. ¿Será igual cuando falten?. ¡Seguro!. Por éso nuestro deber es demostrarles gratitud y cariño. Ellas se mantienen fieles a su labor, pese a que no siempre son correspondidas con el mismo grado de amor que ellas nos demuestran. Nuestras madres lo hacen sin esperar nada a cambio, pero se lo debemos, por su amor, protección, dedicación y altruismo. Aún así, nada de lo que hagamos pagará todo lo que han echo por nosotros, con errores o defectos, pero con todo su corazón puesto en nuestro bienestar.

Además cuando falten de nuestro lado, continuarán protegiéndonos y cuidando de nosotros. Allá desde donde estén su energía nos envolverá, desplegarán sus alas protectoras sobre nosotros para toda la eternidad.

¿No crees que debes ir corriendo ahora mismo a darle un abrazo a tu Ángel?

Os dejo el vídeo de la canción para que la disfrutéis, con subtítulos en español. ¡Un saludo a todos!

¡Hoy he cumplido 3 años!

Posted by on jueves, 22 octubre, 2009

DSC07574

¡Hola a todos! Soy Irene, la hija mayor de Alex. Hoy he cumplido 3 años, y por ello os invito a tarta ¿Queréis?. Le he pedido a mi padre que me dejara compartirlo con vosotros. Me ha dicho que escribiría un……….., ¿cómo le llama él?, ¡ahh sí!, ¡post!. Vaya palabra rara. Yo pensé que escribía en un cuaderno, que es donde se escriben las cosas. Al final lo he convencido y me ha dejado que sea yo la que me dirija a vosotros.

He pasado un día genial. Me he levantado muy pronto, pues estaba algo nerviosa. Fuí corriendo a la cama de papá y mamá, y me pusieron entre ellos y me llenaron de besos y abrazos. La verdad es que se pusieron un pelín pesados, agghh, no me dejaban tranquila. Después me felicitaron y me cantaron la cancioncilla ésa del cumpleaños feliz.

Estaba impaciente por ir al colegio. Tenía una bolsa con muchas cosas para repartir a mis amigos. Bueno……., a  amigos y a no amigos. Mis padres decían que eran para TODOS. Y yo es que hay algunos niños que no me caen muy bien. Pero les daré las cosas con indiferencia, jeje. No se vayan a pensar que por regalarles algo ya me caen mejor y seremos amigos. No, no.

La parte negativa es que mi mejor amiga se cambia de cole y precisamente hoy era su último día. Pero dicen papá y mamá que no me preocupe, que tenemos su teléfono y ya quedaremos para verla. Éso espero, porque me lo pasaba muy bien jugando con ella y ahora no sé qué haré. Dice mamá que juegue con otras niñas o niños, pero es que yo sólo quiero con ella. Hoy les oí comentar entre ellos que ya me adaptaré, que soy pequeña. ¿Qué se creen? ¿Que no estoy triste? ¿Que no me afecta?. Éstos mayores a veces son un pelín tontos. Bueno…….., no quiero hablar más de éso. Ya veré qué hago a partir de mañana.

Por la tarde han venido a casa mis primas, mis abuelos y mis tíos. Hemos comido chocolate con churros y bizcochos. Es que hacía frío y apetecía. Y después, ¡la tarta!. Estaba todo muy bueno. Los mayores enseguida se pusieron a hacer bromas y comentarios sobre no se qué de las dietas, y lo que se habían pasado hoy. ¿Hoy?, jajajaja. Se pasan muchos días, pero yo no les voy a decir nada, que si no me pondrán a mí a dieta también, en plan represalia, ¡seguro!.

DSC07572

Bueno, nada más. Ahhh, también me trajeron regalos. Oí a los mayores volver a hablar de éso de la crisis, y de un tal Zapatitos, que dicen que es el responsable, porque es quien manda en éste país y no está haciendo nada. ¿Qué significa?. ¡No tengo ni idea!. Yo sólo os comento lo que hablaban, pero no me pidáis milagros que sólo he cumplido tres añitos. Las explicaciones…..a mi padre, que a él sí que le gusta filosofar.

Un besito a todos, y gracias por acompañarme en mi cumple. Ahhh, y gracias a todos aquellos que siempre me mandan saludos y besos a través de mi padre. ¡Adiós y hasta otra!

Crónica en imágenes de un Domingo en Zaragoza

Posted by on lunes, 5 octubre, 2009

Hoy me gustaría compartir con vosotros la crónica en imágenes de un Domingo cualquiera en Zaragoza. Si os apetece os invito a acompañarme en lo que fué el día de ayer, Domingo día 4 de Octubre, en la vida de mi pequeña familia. La verdad es que resultó ser una jornada completita, y aunque sea similar a la de cualquiera de vosotros, el pasar todo el día junto a los míos te hace sentir contento y feliz. Acompañadme:

Levantarse

                                                                            DSC07398DSC07402

 

 

 

 

 

 

Desayunar

DSC07401

 

De paseo a la Plaza del Pilar

DSC07405

DSC07407DSC07409

 

 

 

 

 

 

DSC07415

DSC07419

Visita al Rastrillo de Antigüedades (Casco Viejo)

DSC07422

 

¡ A Comer !

DSC07428

 

Y, después de descansar un poquito, nos vamos a pasar la tarde al Parque del Agua. Así que la merienda fué disfrutando del Rafting en el canal de aguas bravas.

DSC07430

DSC07431

 

Por último, terminaremos la tarde, jugando en el parque infantil

DSC07432DSC07434

 

 

 

 

 

 

Al llegar a casa, a ducharse y a cenar

DSC07437

Y después, ¡ a dormir !. Gracias a todos por acompañarme en el recuerdo de un día magnífico. Ojalá tenga muchos más Domingos como éste. ¡Un saludo a todos!.