Archive for junio, 2009

En noches de insomnio

Posted by on martes, 23 junio, 2009

En noches de insomnio, mi mente divaga recordando emociones vividas durante el día. Es como hacer un viaje en el que no sabes qué recorrido va a proponerte tu subconsciente, pero en el que reconoces al instante cada imagen que tu cerebro recrea para ti para ilustrarlo.

En cada parada que realiza el tren de la memoria, revivo situaciones  vividas y el sentimiento que me provocaron. Disfruto cada etapa del viaje, pues la mayoría de las veces se trata de momentos de fuerte carga emocional para mí, en la que rememoro instantes de cariño, afecto y complicidad entre nosotros. Ya te habrás dado cuenta, entonces, que tú eres la protagonista de cada escala de éste viaje. En cada una de ellas, tú estás allí.

Mientras recuerdo ésos momentos, sonrío complacido, mirándote en la oscuridad mientras duermes. Pero también empiezo a echarte de menos, a pesar de que estés a mi lado. Y éso se debe a que me gustaría que se materializaran, que se hicieran reales de nuevo todos ésos instantes. Quisiera sentir de nuevo tu amor, no en éste viaje emocional de la memoria, sino en vivo, en la realidad del cuerpo a cuerpo físico y presente.

En noches de insomnio como éstas, la noche vá transcurriendo observándote. Tus labios se perfilan en la penumbra y se me hacen doblemente apetecibles. Recorro furtivamente los relieves y cada contorno de tu cuerpo, acariciando suavemente cada centímetro de tu piel, que tantas veces he explorado, pero no por ellos menos excitante para mí.

Mientras lo hago, todo mi ser experimenta la mágica electricidad que me produce evocar los momentos de apasionados encuentros de nuestros cuerpos mientras nos dejamos llevar por la arrebatadora y excitante melodía de amor en la que nuestros cuerpos bailan al son de nuestros corazones, atrapados en una fogosidad de la que ninguno desea liberarse.

En éste viaje sensitivo, se me reproduce, como si fuera real, tu imagen exultante y complacida tras ésos encuentros amorosos. Tu cálida sonrisa y el olor, el sabor y el brillo de tu sudoroso y excitado cuerpo cansado tras la batalla carnal, se me hacen el mayor de los placeres terrenales y la fuente de mi felicidad.

En noches de insomnio como éstas, deseo, anhelo y suspiro porque despiertes y hagamos realidad la pasión que nuestros cuerpos se regalan y nos abandonemos en las cálidas aguas del amor.

Mientras tanto, velaré por tu sueño, mientras subo de nuevo al tren del recuerdo emocional para seguir viajando por las etapas amorosas de nuestra vida juntos, donde deseo residir siempre.

¡ Te quiero !

Vida y Pensamiento de los Nativos Americanos

Posted by on viernes, 19 junio, 2009

Native-American.jpeg

 

Cuando los europeos irrumpieron en las tierras de América, se comportaron como unos extranjeros muy poco amistosos que no quisieron presentarse como futuros amigos, y no mostraron ningún interés por las cualidades o forma de vida de los nativos. Jamás quisieron conocer a éstos pueblos nativos y aceptarlos como una de tantas razas que pueblan el mundo, dotada de pensamientos, emociones y sentimientos. Prefirieron observarlos desde una perspectiva nebulosa o espectral, o bien desde la idea, igualmente errónea, de su supuesta ferocidad.

Sigue siendo una creencia popular que los nativos americanos eran unos «salvajes», entendiendo por salvajes al que tiene una mente, sentimientos y comportamiento cruel y grosero. Se les cree incapaces de albergar ningún pensamiento acerca de la vida y sus complejidades, al carecer , supuestamente, de ideas filosóficas.

No ha habido nunca comprensión. Sólo actitudes arrogantes y despectivas hacia ellos. Comentamos sus aspectos visibles y externos de su vida, malinterpretándolos, y su vida interior sigue siendo un misterio. Históricamente, no hemos sido capaces de descubrir, ni aceptar, sus valiosas cualidades. El sentimiento de superioridad del «hombre blanco» originaba ésta ceguera.

Nos hemos negado a ver a éstos pueblos nativos como una raza que tenía que adaptarse a su medio natural para obtener comida, ropa y vivienda, y que satisfacían su inquietud artística con las bellezas naturales de aquellas tierras. La antigua vida se regía por el ritmo de la Naturaleza y estaban unidos por vínculos místicos, y un alto sentido espiritual, a todo aquello que les rodeaba. Entre ellos había sinceridad y lealtad, una hermosa fe, una gran humildad y abundaba el sacrificio desinteresado.

Continuamente incomprendidos, en su mayoría permanecieron mudos e inexpresivos. Pero, poco a poco, fueron apareciendo algunos representantes de éstas tribus nativas, que han intentado transmitirnos los pensamientos, sentimientos y vida de su pueblo.

Aún así, la Historia la escriben los ganadores y triunfadores, y nos han transmitido una idea de ellos, idealizado también por la imagen que nos han transmitido a través de la literatura o el cine, de un pueblo de «salvajes». Sin embargo, para ellos, para los nativos americanos, no existía ni naturaleza salvaje, ni animales salvajes, ni pueblos salvajes.

Hasta que llegó el hombre del Este y empezó a inflingirles, con frenética brutalidad, a ellos y sus seres queridos, injusticia tras injusticia. Los nativos vivían en completa armonía y concordia con la Naturaleza. Sin embargo, el «hombre blanco» se empeñó en enfrentarse y destruirla deliberadamente, por lo que los animales empezaron a huir. Es entonces cuando empezó para ellos el «Salvaje Oeste».

Pero vayamos paso a paso. Con ésta nueva categoría que inicio hoy, pretendo compartir con vosotros, su cultura y valores nativos, sus ideales, religión, cómo vivían y cuáles eran sus costumbres, formas de conducta, experiencias y tradiciones. Es un tema que me apasiona, tras haber leído muchos libros dedicados a éste tema, y del que estoy seguro que os sorprenderá y cautivará igualmente.

En próximos post, integrados a ésta categoría, descubriréis más datos y curiosidades que espero que os gusten e interesen.

Renacer

Posted by on domingo, 14 junio, 2009

DSC06948

 

Había tocado fondo. Sentía que había sucumbido a la espiral destructiva en la que me había dejado llevar debido a mi recesión anímica. Los nubarrones de la depresión se habían adelantado y apresurado a recibirme, a invitarme a morar en sus grises territorios. Habitar en ésta tierra inerte sería fácil.  Sólo tendría que dejarme atrapar por la negatividad que tanto detesto. Sólo tendría que dejarme abrazar por la autocompasión, por la pasiva existencia rutinaria, eliminar toda acción, todo esfuerzo. Y todo ello sería como dejar que se derrumbara todo aquello por lo que he luchado siempre.

Así que me fui la semana pasada unos días a la playa, lejos de la ciudad, lejos del ambiente habitual de mi día a día. Me fui, con mi mujer y mis hijas, a la Playa de Tamarit, a unos 8 Km de Tarragona. Tiene un litoral de unos 2 Km de playa, y donde destaca un imponente castillo medieval, que se alza sobre las arenas frente al  mar.

Buscaba el espacio, el tiempo, la calma y tranquilidad, que me ayudaran a renacer. Quería remontar el vuelo con esperanzas renovadas y ánimo decidido. Quería vestirme con el optimismo y alegría que me caracterizaba. Y creo que lo he conseguido. Aunque no ha sido nada fácil.

 La tristeza que se había apoderado de mí, vedaba el paso a los rayos de luz, a los rayos de alegría o felicidad que en otros tiempos iluminaban mi vida. A veces por ser rehén de mi pasado. A veces por ser prisionero de mis miedos e inquietudes. Iba languideciendo poco a poco, apagándome, muriéndome emocionalmente. Me sorprendía mi semblante sombrío.

Así que en ésos días de reflexión y silencio, escuchaba el eco de mi propia voz, mi conciencia, reprochándome que me armase de determinación. Y decidí poner fin a aquella situación. La Tierra sigue girando, y no se va a detener por mí. Así que soy yo el que tengo que coger las riendas y retomar mi rumbo. Tengo que obligarme a recordar los sentimientos que me traen los recuerdos y absorber la esencia de lo que antaño era mi buque insignia. La alegría era el dogma y el criterio de mi andar. Mis pasos emitían sonidos de gozo y risas. No quiero renunciar a ello.

También tengo que aprender a darle un cierto aire de normalidad a éste tipo de estados pasajeros. No puedo caminar a un palmo del suelo. Así que es normal que las circunstancias de mi alrededor me afecten, pues están en el camino que recorro, y he de aprender e  improvisar, para seguir creciendo y evolucionando.

No me creo estar en posesión de ningún secreto hacia la manera de hallar la felicidad, pero tengo mi camino, mi método, el cuál no quiero abandonar, el cuál no quiero volver a abandonar. Lo que he sentido, lo que he visto fuera de él, no me agrada. No lo deseo.

Mi lucha, mi intención, a partir de ahora, será el evitar que aparezca y desaparezca, a su capricho y antojo, éstos estados de ánimo. Y si ahora necesito y busco ayuda, no me avergüenzo. Si haciéndolo obtengo y consigo un fin, la meta que deseo, no me importará ser valorado o catalogado de alguna debilidad. «El fin justifica los medios».

Finalmente, mientras caminaba por la playa y miré hacia atrás para hacer la foto que ilustra el post, observé que mis huellas eran borradas por las olas del mar. Contemplé el rastro de mis cenizas, de mi antiguo yo, que iba dejando atrás para siempre. No volvería a tener aquél cuerpo, aquél estado emocional. Miré hacia  adelante, hacia la arena sin pisar, hacia mis nuevos pasos, hacia mi futuro, y sonreí, pues ya había renacido y encaminaba mi rumbo con optimismo e ilusión.

P.D.: Gracias a todos aquellos que tuvieron que soportar mi transición, y supieron tener paciencia y esperar mi renacer.

Autoextinción

Posted by on miércoles, 10 junio, 2009

Recuerdos de un ayer, momentos presentes, promesas de futuro.
Azotan mi mente continuos amargos sucesos cronológicos pasados.
Vivo a mi alrededor situaciones caóticas que se escapan a mi control.
Veo un futuro lleno de promesas incumplidas, de un vacío interior intranquilizador.
Me gustaría olvidar mi pasado, borrar mi presente, ignorar mi futuro.
Sigo los dictados del momento.
Buscar la satisfacción personal sería una invitación a la frustración.
Negros nubarrones de tristeza oscurecen mi alma, ahogando los latidos de mi corazón.
Se ha borrado la sonrisa de mi rostro.
Mi espíritu, tantas veces jovial, se ha ensombrecido.
En mis horas más amargas, me ha consolado la idea de que la muerte sea mi recompensa.
Mejor es la muerte, que una vida amarga.
Mejor el descanso eterno, que una lucha permanente por disipar mi soledad, por difuminar los fantasmas que habitan en mi cerebro.
Quizá sea víctima de la autoextinción.
Necesito sentir la convicción de creerme amado.
Los compases del amor llenan los días y las noches con música, y el mundo escucha sus melodías.
Necesito oír ésas melodías.
Necesito sentir el resplandor del amor, ésa fuerza suprema del corazón, misterioso entusiasmo que encierra en sí mismo toda poesía, toda dulzura, y el único medio capaz de darme la paz que necesito.

Amiga mía

Posted by on viernes, 5 junio, 2009

Amiga mía:

Hoy he sentido el impulso de escribirte éstas letras. Mi mano se mueve veloz, movido por una fuerza interior arrolladora. Tal como si fueran aspas de molino, giran en mi cabeza y corazón pensamientos y sensaciones que ahora intento que afloren, como ejercicio de humildad y afecto, dejándome desnudo ante ti.

Emergen al exterior sentimientos profundos y sinceros. Proceden de lo más profundo de mi corazón, proyectados directamente hacia ti.

Sé que los recibes.

Sé que lo percibes.

Tu corazón se une al mío en una mágica comunicación interior, que no necesita palabras, que no entiende de promesas. Sólo se basa en la subterránea complicidad que tú y yo nos regalamos.

Siéntelo en tu interior. Siente el calor de nuestra amistad, el perfume de nuestro cariño, la caricia de nuestra ternura, el tacto de nuestra sinceridad, el secreto de nuestras miradas.

Amiga mía……

Fueron muchas las veces, fueron muchas las ocasiones en las que fuiste mi fiel consejera, mi leal confesora, mi único bálsamo tranquilizador, mi apoyo seguro en los malos momentos.

¡Gracias!

¡Te lo agradezco!

Sabes que no hay palabras que expresen fielmente la gratitud, mi gratitud, hacia ti. Quiero que sepas, que aunque he subido altas montañas y caminado por profundos valles, nunca, en ninguno de éstos sitios, he encontrado la paz, he disfrutado de la armonía y he saciado mi sed de cariño y ternura, como cuando he bebido de las aguas del amor que se halla en tu corazón, sintiéndome afortunado y agradecido por haberme dejado llegar a él, por haberme dejado beber de la riqueza y la bondad que se encuentra en tu interior.

Amiga mía……

Tan sólo me gustaría que supieras que me harías sentir orgulloso, que me harías sentir feliz, si confías igualmente en mí, si cuentas conmigo para estar a tu lado. Prometo acudir a tu llamada. Sabes que puedes contar conmigo. Tan sólo alza la voz y llámame.

Amiga mía……¡Te quiero!

 

 P.D: Dedicado a todos aquellos que sienten , valoran y cuidan la amistad verdadera como un gran tesoro, y , especialmente, a mi gran amiga. Ella sabe quién es.

Premio Dardo a la Originalidad

Posted by on martes, 2 junio, 2009

premio_dardo

 

Éste humilde blog ha recibido el Premio Dardo a la Originalidad. Me siento muy orgulloso y contento de comprobar que las palabras, sentimientos  e ideas que intento compartir con todos mis fieles seguidores logran gustar y agradar.

Por supuesto, estoy muy agradecido a Mery , que me concedió el premio en su siempre recomendable blog  http://americagarabote.blogia.com . Sin lugar a dudas, un premio cuando no es esperado gratifica el doble y ejerce un impulso renovado en las ganas de seguir «en la brecha».

Asimismo, yo he de hacer entrega del premio a cinco de mis seguidores, que son:

A todos ellos les felicito, y les agradezco los momentos de agradables lecturas y hermosas historias, así como de su afecto y lealtad. Espero que acepten el premio que les entrego y que lo entreguen a su vez a cinco de sus blogs favoritos, indicando la url de quien lo otorga.

Muchas felicidades, y muchas gracias.