Archive for septiembre, 2009

Con los cinco sentidos

Posted by on lunes, 28 septiembre, 2009

9526

Cuando estoy contigo,

mis sentidos parecen entrar en ebullición.

Mi vista se nubla ante tu belleza.

Mis oídos me traen la dulce melodía de tu voz.

Mi olfato vuela tras la fragancia de tu piel.

Recorro tu cuerpo con mis manos,

y el suave tacto que percibo,

se asemeja a un reconfortante oasis sensitivo.

Mi boca desea unirse a la tuya,

pues recuerda el sabor de tus besos.

Todo ésto ocurre cada vez que estoy contigo.

Y mi corazón late aún más deprisa,

pues mis sentidos están poseídos por ti,

por tu sola presencia,

y donde eres la protagonista de mi mente,

y donde mi anhelo es tenerte cerca,

muy cerca,

para susurrarte al oído,

¡TE QUIERO!

¿Amistad o Amor?

Posted by on miércoles, 23 septiembre, 2009

En la actualidad es un debate clásico y no exento de polémica, las opiniones referentes a la amistad y el posible nacimiento  del amor entre amigos. Además ha sido siempre motivo de disputa entre parejas, que no ven con buenos ojos la amistad con personas de diferente sexo por evitar precisamente éso, que vaya más allá.

Dice el refranero popular que «el roce hace el cariño», y es lo que utilizan aquellos que creen que la amistad puede derivar en amor. Y para concretar más, es al sexo al que se refieren como lógica consecuencia de dicha amistad con el transcurso del tiempo.

Bien es cierto que a veces se podría  confundir  la posible complicidad y cariño que sentimos por algún amigo/a  con amor o atracción física. Pero cuando verdaderamente comprobamos los beneficios de la auténtica amistad, nuestros verdaderos sentimientos ocupan su lugar correcto, pues es mucho también lo que obtenemos con ella.

Yo creo firmemente en la amistad cómplice, tierna, cariñosa y fiel con personas de diferente sexo. Pero tampoco voy a negar que a veces puedan ocurrir casos en los que tus sentimientos parezcan confundirte. Sin embargo no creo que éso sea peligroso, sino que, al igual que en otras muchas facetas de nuestra vida cotidiana, a veces las dudas llaman a nuestra puerta, hasta que vemos todo con claridad y actuamos en consecuencia.

Otra cuestión es cuando creemos que hemos encontrado el amor verdadero, y tenemos miedo de perder una amistad valiosa para nosotros si damos el paso de expresarlo. Una canción que me recuerda siempre éste asunto es «If  I Told you that», un dueto  de Whitney Houston y George Michael. Algunas estrofas de ésta canción dicen así:

Si te dijera que
quiero confesarte algo.
Si te dijera que
quisiera agradarte.
Si te dijera que
siempre cuidaré de ti.
¿Que dirías?
Si te dijera que
Ahora dime cómo te sentirías
si te dijera que
siento algo más por ti.
Y sería un error
decir lo que esta en mi mente.
Lo siento, pero tengo que hacerlo.

Hemos sido amigos.
Pero con en el tiempo
lo que siento por ti

ha cambiado.
Pero renunciaría a éste amor
si me enterara que te soy indiferente.
Yo sé que sólo somos amigos.
Pero ¿que tal si decidiera
ofrecer algo más?

Espero que eso no dañe

nuestra confianza pues no quisiera que esto terminara.
No,no, no
Si piensas que la perderemos

Entonces preferiría que sigamos igual, siendo amigos.
Porque no quiero elegir entre las dos
cosas mas valiosas para mi.
Si nos damos una oportunidad
e intentamos un romance
espero que sea lo mejor
para ti y para mi

¿Qué dirías?

¿Te quedarías aquí conmigo?
¿Te atreverías a abrazarme?

Mis sentimientos me traicionarán.

Sabes que te amo.

Finalmente os dejo con el video de la canción, subtitulado al español. A mi me gusta mucho, por ése sonido Funky que me encanta. ¿Qué os parece a vosotros ésta controversia? ¿Diríais algo si éso hace que peligre vuestra amistad? ¿O os arriesgaríais? ¿Pensáis que es posible la amistad entre sexos? Un saludo a todos.

La muralla de amor que nos protege

Posted by on jueves, 17 septiembre, 2009

cañon

Ven cariño,ven. Vamos a protegernos tras éste muro de quien intente derribar lo que hemos construido con afán éstos años. Ven, cariño mío, y observa conmigo el horizonte. El Océano que se abre ante nosotros esconde peligros que esperan pacientemente el momento apropiado para atacarnos.

Unas veces nos sorprenderán fuertes marejadas, en las que grandes olas nos golpearán, para comprobar nuestra fortaleza. Otras veces serán más sutiles, golpeando poco a poco las bases de ésta muralla, con un suave vaivén, intentando debilitarla o producir algún pequeño daño estructural, esperando y deseando alguna debilidad, algún signo de que haya bajado nuestra vigilancia, nuestra firmeza y determinación en el propósito de que nada, ni nadie, consiga provocar algún daño en la estructura de nuestro propio hogar.

Evitemos pues, nosotros mismos, dejar espacio ni lugar a éstos posibles ataques malintencionados. Pero no te preocupes, éstas paredes podrán contra todas ésas incursiones que pretenden romper nuestra paz. Defenderé y protegeré con mi vida ésta muralla, mi familia, mi amor, mi paz, mi felicidad.

Sobreviviremos afianzando las uniones de cada piedra que compone ésta muralla con amor y pasión. La fuerza de nuestros sentimientos será el cañón que nos defienda de nuestros envidiosos adversarios. La ternura de nuestras miradas nos ayudará en las vigilias nocturnas. Y en nuestro día a día, la fe en nuestras posibilidades y nuestra complicidad sincera, nos hará salir victoriosos.

Y, lo más importante, tenemos dos pequeñas habitantes en ésta fortaleza que necesitan de nuestra unión y valor para garantizarles el futuro de paz que se merecen. Ésa es también una gran motivación, y nuestro mayor motor energético. Ellas esperan lo mejor de nosotros. ¡Y así será!

Foto: Alex Pardellas, desde algún mágico rincón de las bellas costas de las Islas Canarias.

Origen de los Nativos Americanos

Posted by on domingo, 13 septiembre, 2009

TetonSioux

Como primer tema a tratar en cuanto a las costumbres, vida y pensamientos, de los nativos americanos, me parece que lo más lógico sería comentar su origen. El asunto de su procedencia, es un claśico dentro de los debates científicos y ha dado lugar a muchas teorías.

Según la teoría más conocida y aceptada sobre la llegada del hombre a América, los indígenas  americanos descienden de grupos de cazadores recolectores de origen siberiano  que migraron a América por el Estrecho de Bering, durante la última glaciación.

Bering

Los nativos americanos habrían llegado desde algún lugar en el este de Asia hace unos 12.000 años, al final de la glaciación de Würm. Entonces, los glaciares retenían una gran cantidad de agua, y el mar de Bering tenía un nivel de unos 100 metros inferior al actual, por lo que  Asia y América estaban unidas. Esto habría permitido a los habitantes de Siberia internarse por ese punto en el nuevo continente. Después, se habrían desplazado hacia el sur siguiendo la costa.

Para llegar a estas conclusiones, los investigadores examinaron las variantes genéticas en el ADN de 29 poblaciones de nativos americanos actuales y de dos grupos en Siberia. Los científicos detectaron también que existe una variante genética única muy extendida entre los aborígenes de América. Esto significaría que los primeros habitantes del continente llegaron en una sola migración o en olas sucesivas procedentes del mismo lugar.

Para hacer ésta migración, habrían utilizado el Puente de Beringia, a veces denominado simplemente Beringia. Fue un amplio territorio que abarcaba Siberia (Asia), Alaska (América), y la mayor parte del actual Mar de Bering, y se formó en la última Glaciación de Würm, debido al descfenso de los océanos.

T045265A

Aunque el Puente de Beringia haya dejado de existir hace 10.500 años, Beringia como unidad territorial, natural y cultural siguió existiendo hasta el presente. Hoy en día Beringia es una región poblada por antiguas culturas del noroeste de Alaska y el lejano este ruso que, aún separados por las aguas y perteneciendo a diferentes continentes, tienen un lenguaje y tradiciones en común, y dependen del mismo entorno ambiental.

Sin embargo el debate y estudio del origen de los primeros habitantes del norte de América, está lejos de haber escrito sus últimos capitulos, a pesar de la aceptación general de ésta teoría. En próximos post, comentaremos más curiosidades de éste gran pueblo, y espero que vayáis conociendo y admirando a éstos nativos tanto como yo.

Fuente

Blog premiado. ¡Gracias!

Posted by on domingo, 13 septiembre, 2009

Con ésta entrada, quisiera agradecer la concesión de dos nuevos premios a éste blog, los cuales siempre ilusionan y agradan al llegar de seguidores fieles a las modestas palabras que desde aqui comparto con todos vosotros.

premio-blog-dorado1

El prmero es el Premio Blog Dorado, que me llega de la mano de Juanjo, de cuyo blog, Los Dinosaurios también tienen Blog,  también  me declaro seguidor, dada la variedad de temas, así como su estilo cercano y su compañerismo y lealtad virtual Este premio se concede a los blogs cuya expresión de valores te es más afín. Así que también me enorgullece que compartamos valores similares. Gracias, amigo.

Igualmente me fué otorgado por Uruguayita, del blog Uruguayita y sus cafés del Sur. Aunque más bien tengo que decir que se lo concedió a mis hijas. Será por aguantarme jajaja. Muchas gracias, es un honor que declares abiertamente lo que te gusta éste humilde blog. Me encanta que pases por ésta humilde casa, y la sientas como tuya.

Blogsencantadores[1]

El segundo agradecimiento es por el Premio Blog Encantadores, concedido igualmente por Uruguayita. De verdad que me siento muy halagado por tus siempres tiernos y amables comentarios. Tú sí que tienes un blog encantador, donde uno se deja empapar del amor y cariño que demuestras en tus escritos, y que haces extensibles a cada uno de nosotros. Gracias por ser como eres. Y ahora lo que me preocupa es que te encuentres fuerte y animada para afrontar tus problemas de salud con optimismo. Ánimo, cielo, verás que todo sale bien y que la recuperación será satisfactoria. Muchos besos para ti, tu hija y tu hermana. Y por supuesto para tu mamá.

Éstos premios suelen llevar consigo una serie de normas, a las que hoy no deseo cumplir en su totalidad. No quisiera hacer ahora una lista de blogs favoritos a los que otorgo a su vez el premio. El poco tiempo que tengo prefiero usarlo en visitaros y dejar huella de mi paso con algún comentario. Desde aqui nada más, sino agradecer a todos mis seguidores su fidelidad y su amistad.¡ Gracias a todos!

¡Mi hija ya vá al cole!

Posted by on martes, 8 septiembre, 2009

CLASES

Hoy ha iniciado mi hija su etapa escolar. Con anterioridad no había estado en guardería, así que me interesaba mucho ver su reacción, a la vez que sentía curiosidad por su comportamiento y adaptación en el nuevo medio en el que se vá a desarrollar su día a día a partir de ahora. Y tengo que decir que me ha sorprendido gratamente.

Cuando nos acercábamos al cole, echó a correr y se situó junto a la verja de entrada. Parecía que tenía prisa por entrar. Ya conocía el camino pues había tenido en al menos 2 ocasiones la oportunidad de tener un primer contacto con el Centro, por haberse producido reuniones previas al comienzo del curso, y donde nos acompañó y pudo ver su clase.

La palabra general que describiría la imagen que yo observaba en la entrada del colegio, sería nerviosismo. Los niños se observaban unos a otros, con curiosidad, y estaban en constante movimiento, escrutando todo lo que ocurría a su alrededor. Pero los padres  no estábamos menos nerviosos, sin saber dónde situarnos, mirando inquisitivamente a otros padres, arreglando el estado o colocación de alguna prenda de ropa de nuestros hijos, riéndonos nerviosamente de las cosas que hacían o de las más insignificantes situaciones o realizándo comentarios un tanto absurdos o ridículos.

Y es que para la mayoría de los que allí estábamos, nos estrenábamos como padres con niños en el cole. El inicio de la etapa escolar de nuestros hijos, es algo esperado e ilusionante. No cabe duda de que también rememoramos nuestra propia experiencia escolar, y los recuerdos e imágenes del pasado acuden a nuestra mente. Seguro que también contamos alguna «batallita» de aquella época. Además muchos ahora también tenemos ganas de colaborar y participar en la vida escolar de nuestros hijos, en todas aquellas  ocasiones o actividades en que así sea posible. Por lo menos en mi caso es así, y creo que así debiéramos hacer todos.

Finalmente, cuando el conserje está abriendo las puertas del cole, los nervios se disparan. Mi mujer me advierte del estado de mi hija, Irene. Estaba con el corazón a mil por hora. Parecía que le daría un ataque. Es como si supiera que se le abrían las puertas de un nuevo mundo, con múltiples posibilidades de exploración, todo iba a comenzar yá. Y Estaba ansiosa por empezar. Cuando entró a su clase, ni miró atrás para despedirse de nosotros, ni de su hermana pequeña. Así que allí la dejamos, contenta y eufórica, investigando lo que aquella clase le ofrecía.

Cuando la fuimos a recoger, no quería venirse para casa. La profesora se reía. Se quedó hasta el final, hasta que se fueron los demás niños, y ni aún así se quería ir. Más risas. Comienza la negociación, que sí que mañana vienes otra vez, que ahora van a cerrar el cole, que mañana más,etc. Por lo visto se estaba bien allí. Cuando conseguimos irnos, fue, durante el camino a casa, contándonos lo que había hecho. ¡Una delicia escucharla! Éso me lo guardo para mí. ¡Qué sensaciones y sentimientos experimentas!.

Os dejo con un comentario que quiere aportar mi hija Irene. Me pide paso y me dice que quiere dar su versión:

¡Hola a todos!

¡Vaya forma que tiene mi padre de contar las cosas!. Siempre está filosofando, y enrollándose como una persiana para contar las cosas. En fin,yo quería contaros que mi primer día de cole fué genial. Estaba algo nerviosa, pero es que me habían contado tantas cosas en casa, que estaba impaciente por empezar. Decía mi padre y mi madre, que me lo pasaría bien, y que haríamos muchas cosas que me divertirían y gustarían. Y así fué. Conocí a otros niños. Que también está bien, pues ya estaba algo cansada de la pequeñaja de mi hermana Elisa. Pero también tendríais que haber visto las caras de los padres que estaban allí, jeje. Parecían más nerviosos o angustiados que nosotros. Había un niño que lloraba. Seguro que lloraba al verles las caras. A mí algunas me daban risa. Me pareció algo corto. Encima tenía que volver a casa con la llorona de mi hermana, que ahora está con las muelas y no hay quien la aguante. En fin, como me prometieron que mañana volvería, accedí. Pero como no cumplan su palabra se las verán conmigo. Ya os seguiré contando, y no dejéis que mi padre os vuelva loco. Creo que en el fondo se cree que al tener una niña en el cole, se siente más joven de lo que es, jeje. Se pone a veces tan tontín. Pero ha estado muy cariñoso, y le quiero. Y  a mami también.

Un beso a todos, y ¡hasta pronto!

Cada problema tiene dos caras

Posted by on domingo, 6 septiembre, 2009

alzheimer

Hace pocos días conocíamos la noticia de la detención de una mujer, en Tarragona, por haber dejado a un anciano encerrado en un vehículo. Se le ha imputado un delito  de trato degradante y vejatorio, pues el anciano, de 83 años, apareció medio desnudo, atado y deshidratado. Al parecer, ya en alguna ocasión anterior habían acudido los Mossos d’Esquadra al domicilio familiar, alertados por los vecinos sobre supuestos malos tratos, pero no encontraron evidencias de delito.

Nuestra primera reacción siempre es el  rechazo y condena que sentimos hacia éste tipo de acciones y actitudes hacia nuestros ancianos, así como incomprensión y perplejidad. Sin embargo, yo saco «otra lectura». Cada problema tiene dos caras.

En éste caso, quisiera que pensemos, o reflexionemos, en las personas que se encargan del cuidado de las personas mayores, en especial de aquellas en las que la demencia o enfermedades como el Alzheimer, les deja con sus habilidades y facultades mentales mermadas.  Enfermedades degenerativas como ésta, imposibilitan y dificultan  sus actividades habituales e incluso problemas para hablar y expresarse con claridad. Entre los síntomas más frecuentes está también la pérdida de memoria y los frecuentes cambios de humor o personalidad, u otros síntomas como depresión o ansiedad.

Entonces, sin justificar, apoyar, ni compartir las formas, ni modos, de la noticia comentada al inicio, ¿podemos imaginar la vida de los que tienen que  aceptar dentro de la familia la responsabilidad del cuidado de éstos ancianos, totalmente dependientes de alguien que les ayude en todas las actividades diarias? No es nada fácil  de llevar, el cuidado de una persona mayor, donde no existen ni horarios, ni, en la mayoría de los casos, ayudas.

Además, éstos cuidados terminan afectando a la persona que los realiza de múltiples maneras, como favorecer cuadros depresivos, insomnio, agresividad, cambios de humor, suponer un gran gasto económico, tener problemas con su pareja, con otros hermanos o disminuir su rendimiento laboral.

Por éso creo que es una labor poco entendida ni valorada. Además las ayudas, tanto familiares como estatales son casi siempre escasas. ¿Por qué no existen más «Centros de Día», donde poder llevarlos para que éstos cuidadores puedan descansar o dedicarse a otras tareas? ¿Por qué no están subvencionados, o pertenecen al Estado, para que su uso no esté sólo limitado a aquellas personas que pueden «permitírselo»? ¿Por qué la escasez y encarecimiento abusivo de las Residencias o geriátricos, que hacen que no puedan ser asequibles a todas las economías? ¿Cree el Estado que es un artículo o asunto de lujo? ¿Por qué las ayudas a las personas dependientes son del todo insuficientes e ineficaces?

Ya véis que hay muchos interrogantes, en los cuales se hace evidente que hay mucho camino por recorrer para conciliar el derecho a vivir con dignidad, y a que nuestros mayores tengan los cuidados y atenciones que merecen. Quisiera compartir con vosotros una anécdota que me ocurrió cuando aún vivía en Tenerife. Un día veo a un anciano dando vueltas por el jardín de la Universidad. Se paraba, miraba alrededor, y reemprendía su camino. Parecía indeciso, y sin tener un rumbo claro, pues lo veía ir de un sitio a otro, a veces volviendo sobre lo ya andado. Así que al final me decido a ir a preguntarle:

– ¿Necesita ayuda?

– No sé

– ¿Buscaba algún sitio?

– Sí, mi casa

– ¿¿??

Entonces le miro a los ojos, y lo entiendo todo. En su mirada había terror, ansiedad, desconcierto, y una gran súplica: ¡ayúdame!. Así que llamé a la Policía, mientras intentaba calmarle diciéndole que estuviera tranquilo, que no habría problema. Cuando acudió al lugar la Policía, intentaban que él les diera alguna indicación de su dirección, pero él no fué capaz de dar ni su nombre. Finalmente, revisando su documentación encontraron una dirección y un teléfono, al que llamaron y pudieron hablar con su hija, que quedó en venir en su busca.

Cuando acudió su hija al lugar, estuvimos hablando un rato con ella, y nos contó que su padre sufría de Alzheimer. Parece que no estaba en una etapa muy avanzada, por lo que salía a pasear sin problemas por el barrio, pero que a veces le daban ésos episodios de pérdidas de memoria y no conseguía volver. Nos contó, entre lágrimas, que a veces no sabía encontrar el término medio entre cuidarle, y dejar que realizara su vida con dignidad, pues podía comportarse como una persona adulta, o como un simple e indefenso  niño. Y lo que más me sobrecogió, fué verlo a él en ése momento llorando en silencio, mientras oía el relato de su hija.

Cada problema tiene dos caras: la dignidad y el trato y respeto debidos de las personas mayores, y, por otro lado,  el día a día y  sacrificada ayuda de sus  abnegados cuidadores.

Luchar,luchar,luchar

Posted by on martes, 1 septiembre, 2009

pensativo

Hay muchas batallas.

Delante mía se suceden mil guerras sin fin.

Pero temo más a las luchas internas.

No siempre sé  cuál es mi  enemigo.

A veces soy yo  mismo.

No quiero mirar atrás.

No quiero oir los murmullos que provienen del corazón.

Encontraría cicatrices.

Y éso significa que hubieron heridas.

Alguna vez recuerdo su dolor.

El sabor agrio de derrotas ahogaron mis gritos.

La esperanza puede ser una esquiva compañera.

Sin embargo, también recuerdo atardeceres victoriosos.

Luchar, luchar, luchar.

Me repito una y otra vez mi objetivo.

Tengo una bandera que defender.

Mi ilusión es que sé que un día pereceré en el campo de batalla.

Y éso mantiene mi sonrisa.